Tu primer día

¿Empiezas en un nuevo empleo?¿Te vas a incorporar a una nueva empresa? Si es así, estás ante un momento muy especial para cualquier profesional. Imagino que en tu interior se mezclan las sensaciones y sobre todas ellas destaca querer hacer un buen papel, superar nuevos retos y demostrar tu valía.

Tengo el honor de haber impartido formación a personas que hoy son empresarios o desempeñan cargos de gerentes, directores de marketing, directores comerciales, creativos, profesores, consultores, etc. Me ilusiona pensar que en cada uno de ellos haya podido germinar la pequeña semilla que intentaba transmitir en cada una de mis clases, mi pasión por el marketing y la estrategia.

Hoy soy yo el que aprende de ellos y el que se emociona con sus logros.

Una reminiscencia de mi faceta de profesor y formador   es que intento mantener un vínculo especial con algunos de mis ex alumnos, y cuando ellos me lo permiten, me gusta participar en su desarrollo profesional y darles cuantos consejos sean necesarios para que sigan creciendo como personas y como profesionales.

Por eso, cuando alguno de ellos me dice que va a incorporarse a una nueva empresa le lanzo una serie de recomendaciones, algunas de las cuales reproduzco a continuación.

Plan de acogida

Posiblemente el Departamento de Recursos Humanos de la empresa cuente con un Manual en el que se detalle el Plan de acogida para facilitar la incorporación de nuevos empleados y hacerte sentir parte del equipo.

En este caso uno o varios orientadores te informarán de todos los aspectos organizativos, funcionales, normativos y legales que debes conocer, así como de todos aquellos asuntos cotidianos que facilitarán tu integración en el nuevo hábitat.

Si la empresa no contempla la acogida como un proceso formal para facilitar la integración profesional e interpersonal del nuevo empleado, entonces hay que obviar este punto y plantarse un Plan de autointegración.

Plan de autointegración

Desde el primer momento en el que aterrizas en la nueva empresa debes seguir las siguientes etapas:

  • 1. Conoce a fondo todos los aspectos relativos a la nueva empresa y al nuevo puesto de trabajo que vas a desempeñar:
        

    • Investiga acerca de la Cultura de la empresa, que además de los principios y valores que guían su actividad, te informarán acerca de la naturaleza de la organización, sus fines, su estructura, sus políticas y su estrategia.
    • Conoce el organigrama de la empresa, tu posición en el mismo y sobre todo, controla el tipo de relaciones que existen entre departamentos y personas.
    • Infórmate acerca de lo que preocupa, en el momento actual, a tu nueva empresa.
    • Conoce los procedimientos que afectan a tu trabajo.
    • Alinéate con los objetivos de tu nueva empresa. Te han contratado para que les ayudes a alcanzarlos.
  •  

  • 2. Hazte conocer. Siempre se dice que nunca habrá una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión. Por eso:

        

    • Proyecta una imagen positiva de ti mismo, tanto exterior como interior.
    • Cuida las formas en las relaciones interpersonales. Evitarás malentendidos.
    • Aplica tu empatía. Ponte en el lugar de las personas que están frente a ti e intenta comprender cómo les afecta tu llegada, qué esperan de ti, que temen, que necesitan… Te aportará una capacidad de anticipación y una sensibilidad especial hacia los demás que favorecerá tus relaciones interpersonales con compañeros, superiores y subordinados.
    • Respeta las jerarquías y la antigüedad. Sé cauto cuando discrepes. Posiblemente haya personas que han trabajado duro durante mucho tiempo para la empresa. Aunque no compartas todas sus decisiones y actuaciones, escucha y trata de comprender antes de manifestar tu opinión.
  •  

  • 3. Actúa. Desempeña tus funciones con profesionalidad e inteligencia:
        

    • Anticípate a los problemas o busca soluciones cuando éstos se presenten. Identificar el problema es siempre más sencillo que encontrar la solución adecuada, pero la empresa espera de ti que seas resolutivo y eficaz.
    • Ejecuta tus decisiones o transmíteselas a quienes deban ejecutarlas, pero antes, mide el impacto que tendrán y las posibles consecuencias.
    • Aplica el sentido común. A veces actúa de filtro y otras de brújula.
    • Gestiona correctamente tu tiempo. Distingue la importancia y la urgencia de las actividades de tu puesto y priorízalas. Define objetivos y acciones concretas para alcanzarlos y ponles fecha deseable de consecución.
    • Haz un seguimiento de tu actividad. Analiza cómo se han resuelto las gestiones que has realizado y las que has delegado y valora tu propia gestión. Anticípate, ya que tus superiores lo van a hacer después. Te permitirá corregir posibles errores.
  •  

  • 4. Interactúa. Cuando combinamos adecuadamente nuestro quehacer con el de otras personas podemos multiplicar los resultados perseguidos. Formar parte de un equipo exige que cumplamos a la perfección con nuestro rol dentro del mismo, y a su vez que promovamos determinadas actitudes en el resto de componentes:
        

    • Conoce a las personas. Cómo son, qué les motiva, qué objetivos tienen, cuáles son sus principales capacidades, etc.
    • Haz equipo. Cada empleado tiene una función que cumplir dentro del colectivo, igual que ocurre, por ejemplo, con cada uno de los numerosos órganos y miembros de esa máquina perfecta que es el cuerpo humano. Todos se necesitan mutuamente para cumplir sus cometidos, hasta el aparentemente más delicado, y el fallo en uno de ellos afecta al conjunto.
    • Transmite tu ilusión. El recién llegado tiene una energía que puede ser renovadora para el resto. Compártela.
    • Aporta tu ímpetu, optimismo, compromiso y dedicación. Sé un ejemplo y una referencia para todos.
    • Crea un clima positivo a tu alrededor. Huye de los “cenizos” y de los pesimistas, y si dependen de ti, deshazte de ellos. Quien no cree en que algo es posible es mejor que no participe…, o logrará su objetivo.
    • Fomenta la formación, personal y colectiva. Siempre hay algo nuevo que aprender o alguna capacidad que debemos entrenar para mejorar.
    • Ten cuidado con el feedback negativo. No todo el mundo lo comprende y lo encaja. Transmítelo en positivo y siempre en forma de recomendación para corregir un comportamiento. Nunca lo utilices para juzgar, criticar o censurar una actitud o una forma de ser.
    • Cuando pase el primer día, ya formarás parte de un nuevo equipo, de una nueva empresa, lo que significa que tendrás que respetar una pluralidad y a su vez colaborar en que todo funcione como un ente único. Después de tu primer día estarás defendiendo unos colores, los de tu nueva empresa. Pero también estarás defendiendo tus propios colores, los que te identificarán como un buen profesional, como un buen compañero y como una buena persona.

      Si tuviera que resumir todos estos consejos en una sola expresión, diría: ponle corazón, ponle corazón a todo lo que hagas.

  • Mucha suerte.

  •  

11 comentarios

  • 17 años ago

    Hola, muy buenos consejos. Espero poder recordarlos la próxima vez antes de empezar un empleo. Gracias!!

  • Reny Chacon
    17 años ago

    Buenas soy ingeniero industrial y acabo de conseguir un nuevo empleo en una excelente organizacion. Por ser la primera vez que trabajo en esta area quise buscar algunas orientaciones queme puedan servir para el primer dia de trabajo. Gracias a las pautas que acabo de leer voy con menos nerviosismo y muy emocionado, mas seguro.

  • 16 años ago

    mañana comienzo en un nuevo empleo, espero tener suerte ,por lo pronto me quedo con la frase ponle corazon, siempre ha sido mi frase preferida. ponle corazon a todo lo que hagas aunque solo sea por un momento..

  • Miguel Dante
    16 años ago

    El primer día, uno busca caer bien a todo el mundo, busca maneras y formas sin dejar de ser uno mismo… Si es una empresa de servicios es importante el aspecto personal, a la empresa le importa eso, pues el valor de la empresa se encuentra en las personas que estan en contacto directo con los clientes… No siendo asì en una empresa industral o de manufactura, en donde importa mas el aspecto cognitivo… el valor se situa en el conocimiento y experiencia de los profesionales…. todo esto es relativo, de acuerdo al cargo que ocupas en la empresa…

  • 15 años ago

    jaja, el lunes empiezo y estoy super nervioso, es un buen puesto para mi edad y demas… ME QUEDE CON : HAZ UN SEGUIMIENTO DE TU ACTIVIDAD

    CON PONLE CORAZON Y CON NUNCA NADA NEGATIVO DE NADIE

    SALUDOS Y GRACIAS

  • 15 años ago

    QUE BUENOS CONSEJOS Y LO IMPORTANTE ES MOSTRAR NUESTRAS COMPETENCIAS Y SER PRESEVERANTE EN TODO LO QUE EMPRENDAMOS.

  • Jose Castillo
    15 años ago

    Gracias! despues de 3 meses sin empleo pense que podria manejar la presion de un nuevo empleo, me vendio muy bien ahora tengo el compromiso de demostrarlo, es increible ver loq ue otras personas como tu estan dispuestos a hacer hasta por los que no conoces, algo asi como !Ama a tu projimo como a ti mismo! ya estoy como seguidor tuyo.

    Felicidades.

  • manuel
    14 años ago

    me ayudaron mucho tus consejos hice una lista y me la llevo al trabajo para tenerla presente,,, empiezo este lunes 🙂

Dejar un comentario